Jill, Caliente y cruel: Cuento de tortura (1978)

Estrella del cine, reina indiscutible del strip-tease, rutilante representación del fastuoso mundo de Hollywood, Jill Robinson llega a España invitada por unos adinerados amigos, los De Sousa, para la inauguración de un nuevo cabaret en la Costa Brava.
Pronto las sonrisas de los fotógrafos y su brillante imagen pública dejará pasar a las auténticas angustias de una mujer atrapada en un engranaje de intereses y ambiciones sin escrúpulos y dominada totalmente por Mauren, su secretaria, de tendencias lésbicas.
Jill buscará desesperadamente una escapatoria, primero en los brazos de un hombre, Luis, y luego... el suicidio.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada